lunes, 18 de octubre de 2010

Amara Berri 0 - 1 Mariño: Errores puntuales que valen partidos

Todo parecía preparado para que el Amara Berri sumara sus primeros puntos esta temporada. El equipo jugaba en su campo, con una motivación cargada por el buen juego del último partido, y con ilusión, algo reseñable contando la mala racha del equipo.

Sin embargo se pudo sacar ningún punto. Si nos fijamos exclusivamente en el juego, en el control y la posesión del balón, se puede decir que el Amara Berri fue superior durante todo el encuentro. Pero el fútbol no solo es eso, y las acciones aisladas también cuentan. En el caso de Amara Berri están contando demasiado de forma negativa.

Los blanquiazules salieron con ganas y desde el primer momento parecían tener la situación controlada. Bien es cierto que el juego fue en ocasiones demasiado directo, lo cual no permitía tener claras situaciones de gol. A pesar de ello, el balón rondaba más las inmediaciones de la portería del Mariño que del equipo local.

Y fue entonces cuando, quizás fruto de la relajación por este ficticio control, Solana se confió en exceso ante la presión del delantero y, al intentar recortarle, perdió el balón. El delantero rival se quedó mano a mano frente a Godoy y mandó el balón a la red.

El Amara Berri siguió intentándolo con dos internadas de Pablo por banda, una tras un saque rápido de falta de Rubén y otra tras una pared con Lustun. Pero el centro no fue correcto y lo que podrían haber sido buenas ocasiones acabaron en agua de borrajas.

Amara Berri al menos está jugando con algo más de control, pero son ahora estos errores puntuales tanto en ataque como en defensa los que no están permitiendo sumar al equipo.

La segunda mitad, con un Mariño encerrado atrás esperando salir a la contra, el Amara estuvo aun más volcado sobre el rival. En esta segunda mitad el juego fue algo menos directo y más elaborativo. Sin embargo los huecos hacia la portería rival aparecían con dificultad, y no se pudo lograr el empate.

Un colegiado demasiado riguroso siempre con las acciones de los locales también colaboró en la resignación e impotencia que acabó teniendo el Amara.

A pesar de la mala racha, no es desdeñable la pasión e intensidad con la que está saliendo el conjunto en las últimas jornadas. Si bien es cierto que hay cosas por corregir, y sobre todo hay errores puntuales que evitar. Pero el único camino para mejorar, es el que parece estar tomando el conjunto. Que no decaiga, y el próximo fin de semana una nueva batalla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario